Vino natural: tendencia eco-friendly

En este artículo encontrarás

Entre los amantes del vino estamos viviendo una época de cambios, de nuevas tendencias, que se complementan a las opciones tradicionales de nuestra bebida preferida.

Una de las tendencias más en alza es la del vino natural, que quizás habéis escuchado bajo el término “eco-friendly”.

En Vino en Camino presentamos este original vino y lo que propone para diferenciarse de la competencia.

¿Qué es el vino natural y por qué es eco-friendly?

El vino natural es aquél que se basa en un método de cultivo con la menor participación posible de tecnología, elementos químicos y otros sistemas que puedan alterar su sabor original. La intervención humana también se limita, si con ella se va a modificar el resultado final de forma significativa.

Se le denomina “vino eco-friendly” porque, efectivamente, plantea un uso de la naturaleza acorde a los beneficios del medio ambiente, sin alterarlo en la medida de lo posible.

¿Qué significa esto en la práctica? Pues que no se utilizan herbicidas ni pesticidas, que se descartan los productos químicos o incluso los fertilizantes sintéticos.

De hecho, se basa en prácticas de agricultura orgánica y biodinámica, en base a un fortalecimiento de los suelos y las plantas, para obtener el mejor producto posible.

Beneficios del vino natural para el medio ambiente

Si buscas un vino natural, además de por su excelente sabor, también por su aporte positivo al medio ambiente, debes saber todos los beneficios que impulsa desde su propia elaboración:

  • Los métodos de agricultura planteados usan menos energía y recursos.
  • Algunas bodegas incluso escogen energías renovables para todo el proceso.
  • Con el vino natural se promueve la conservación del agua y sistemas de riego más eficientes.
  • Con este tipo de cultivo, se consigue mantener un suelo más fértil.
  • Fomenta la concienciación de los agricultores, tanto respecto al propio cultivo como al cuidado del suelo.

Cómo se produce el vino natural: métodos sostenibles

Lo cierto es que hay muchos métodos sostenibles de producir vino natural, pero todos ellos comparten ciertas reglas que al final llegan a caracterizarlo:

  • El respeto por el entorno y el medio ambiente debe estar presente de principio a fin de su cultivo y elaboración.
  • Se priorizan sistemas tradicionales, sin elementos químicos, por lo que el proceso es lo más natural posible.
  • Esto incluye también cualquier elemento químico o similar. Se promueve el crecimiento natural y su elaboración sin aditivos, mucho menos si son dañinos para el medio ambiente. De hecho, no se añaden ni levaduras ni ácido sulfuroso.
  • Todo ello fomenta que la producción de vino natural sea limitada todos los años y, por tanto, haga que se valore más.
  • El embotellado se hace sin filtrar ni clarificar, lo que hace que el vino natural sea algo turbio en apariencia.

Vino natural vs vino convencional: principales diferencias

La elección entre vino natural y vino convencional es siempre particular. Para ello, te recomendamos conocer las diferencias entre ambos:

  • Los vinos naturales son únicos, por su proceso de elaboración y un cultivo imposible de repetir.
  • Los vinos no naturales sí pueden incluir en su proceso de cultivo y elaboración elementos químicos o incluso ingredientes que no deberían estar de forma natural, pero que les aportan un sabor final aún mejor.
  • El vino convencional suele venir filtrado, salvo excepciones en las que se fomenta ese acabado turbio propio del vino natural.
  • Hay vinos naturales que sí comparten tratamientos de los convencionales durante el cultivo o la vendimia. Pero cuando llega a la bodega, la intervención humana es la menor posible.

CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR