Filtrar por

Filtrar productos

Marcas de Ginebra

Filtrar por precio

Comprar Ginebra Tanqueray online al mejor precio

Cuando hablamos de ginebras, algunas marcas son automáticamente reconocibles en nuestro cerebro. Esto es lo que sucede cuando hablamos de la ginebra Tanqueray, una ginebra con casi 200 años de historia. Una historia que viene de la mano con la medicina de la época. Su creador no venía de una familia con experiencia en el mundo del destilado de los alcoholes. Tampoco de la creación de licores y ni siquiera de los vinos que para la época eran bebidas bastante solicitadas. Quizás esto ha sido lo que le ha dado la valía que hoy en día tiene la ginebra Tanqueray.

De las sillas de montar a la destilación de la ginebra Tanqueray hubieron muy poquitos pasos

Su fundador, Charles Tanqueray, quien le puso su apellido a su ginebra destilada, viene de una familia de clérigos londinenses. Su padre fue Ministro de la Iglesia de Inglaterra y tuvo hasta 14 hijos, siendo Charles el sexto de todos ellos. Charles no quiso seguir los pasos del clérigo como sí lo hicieron su padre, su abuelo y su tío. Tanqueray era un hombre inquieto y con muchas ganas de inventar cosas para solucionar los problemas a los que se enfrentaba la población en el día a día. Por ello, inventó el esmalte de silla de montar. A su vez, también experimentó y creó diferentes medicamentos para poder curar los síntomas y algunas enfermedades para los animales; sobre todo cuando éstos estaban heridos. En aquella época, la destilación de las ginebras estaba en un completo auge en el país. Así que tanto él como su hermano Edward Tanqueray decidieron aprender el oficio de las destilerías de ginebra y se fueron a trabajar a la Destilería Curries. Así es como se convirtieron en maestros destiladores de la ginebra inglesa.

Dos hermanos y una ginebra llamada Tanqueray

Charles y Edward Tanqueray, los dos hermanos hijos del Ministro, se decidieron por abrir una pequeña tienda. En ella, empezaron a investigar cómo destilar su propia ginebra y cuáles deberían ser los ingredientes idóneos para elaborar una ginebra que gustase. En primer lugar, lo que hicieron fue ajustar la proporción de cantidad de bayas de enebro que debe tener la ginebra. El enebro es un arbusto que no se alza más de dos metros de altura. Este arbusto crea unos frutos que se denominan como nebrijas. Estas nebrijas son unas bayas con una forma ovalada y un tamaño muy parecido al de las uvas o al de las aceitunas. La característica más peculiar de estas bayas es su color negro azulado que le asemeja a un arándano pero con una piel más rugosa y menos fina. No fue hasta 1.830 cuando los hermanos Tanqueray comenzaron a comercializar su primera ginebra. Lo cierto es que el éxito de su bebida fue bastante alto aunque a Edward no le dio mucho tiempo de disfrutarlo, dado que falleció unos años después.

Cuando menos es más, la prueba es la ginebra Tanqueray

Desde principios del siglo XIX hasta a día de hoy, la ginebra Tanqueray sólo utiliza cuatro ingredientes botánicos. En concreto son las bayas de enegro, la raíz de angélica, el regaliz y las semillas de cilantro. Siendo estos ingredientes los que dan el sabor de la ginebra Tanqueray y sin necesidad de tener una complejidad absoluta. En 1.868, Charles falleció y se hizo cargo de la destilería su hijo homónimo, Charles Waugh Tanqueray, con tan solo 20 años. Charles Waugh consiguió seguir elevando a la ginebra Tanqueray, tanto que consiguió un contrato de fusión con Gordon’s Gin. Este contrato consiguió la exportación de las ginebras de ambas marcas a los Estados Unidos de América, un mercado complicado para las ginebras inglesas pero que acabaron en mano de la alta sociedad estadounidense. De hecho, se rumorea en los pasillos de la Casa Blanca que tras la derogación de la Ley Seca de los Estados Unidos de América, la primera bebida alcohólica que se tomó para marcar el final de la legislación fue una ginebra Tanqueray acompañada de tónica.

La destilería de ginebra Tanqueray tuvo que renacer tras su bombardeo

Durante la Segunda Guerra Mundial, un bombardeo por parte de las tropas nazis destruyó toda la zona donde la destilería de la ginebra Tanqueray se elaboraba. Toda la destilería quedó completamente destrozada y tan solo pudieron salvar uno de los alambiques donde se destilaba la bebida espirituosa de Charles. Ese alambique se salvó gracias a que los trabajadores de la destilería la empaparon de agua, consiguiendo que no ardiese y pudiese salvarse. Por ello, la compañía se trasladó a Escocia a erguir allí su nueva destilería. A día de hoy, este alambique se conserva como demostración de que se puede seguir adelante pese a las grandes inclemencias de la vida. Este traslado a las altas tierras hizo que un total de seis destilerías de whiskies y ginebras se fusionasen, creando Distillers Company. Esta compañía acabó siendo absorbida por Guiness a finales del siglo XX.

Gracias a la ginebra Tanqueray podemos disfrutar de la tradición en su plenitud

Más de doscientos años después, la ginebra Tanqueray sigue siendo una ginebra que se elabora y se destila con tan solo cuatro ingredientes. Esto la hace la ginebra perfecta para poderse consumir con el cóctel que más fama le ha dado a este tipo de bebida espirituosa. Y es que la propia compañía motiva a las personas que consumen la ginebra Tanqueray a hacerlo en una copa o vaso grande, con mucho hielo, agua tónica y una rodaja de limón. Tal y como se ha realizado siempre los gin ‘n’ tonics tradicionales.