De donde viene el vodka y algunas cuestiones interesantes sobre su preparación y la materia prima con que se realiza esta bebida.

¿De dónde viene el vodka?

En este artículo encontrarás

En Vino en Camino encontrarás algunos de los mejores vodkas del mercado. Todos ellos destacan por una calidad indiscutible que notarás en cuanto disfrutes del primer trago.

Ahora bien, aunque es una bebida conocida en todo el mundo, que se bebe tanto sola como en infinidad de cócteles, todavía hay bastantes datos acerca de ella que mucha gente desconoce, como su origen o de qué está hecho realmente. ¡Te ayudamos a descubrir ésta y otras cuestiones interesantes sobre el vodka!

¿Dónde se origina el vodka?

El mismo origen del vodka es misterioso y polémico. Por tradición se ha asociado siempre a Rusia, pero lo cierto es que el primer registro oficial de la palabra se encuentra en el  Akta Grodzkie de 1405, en el que se recogen documentos de la corte del Palatinado de Sandomierz en Polonia.

Respecto a su significado, «vodka» viene en realidad del diminutivo de la palabra eslava «voda», que significa «agua», por tanto al decir «vodka» estamos diciendo «agüita».

Se trata de un concepto paradójico, dado que este diminutivo se asocia a bebidas con poca graduación, cuando el vodka en realidad es una de las que más llega a tener. Algunas variantes de vodka ruso alcanzan los 96 grados.

¿Cuál es la materia prima para elaborar el vodka?

El vodka no tiene un sabor intenso como otras bebidas más características como el whisky o el ron. Su aroma todavía se presenta con mayor sutileza. Sin embargo, su elaboración mezcla varias materias primas que por sí solas tendrían protagonismo exclusivo en cualquier comida.

Para preparar vodka se aprovecha la fermentación de uva, patata, trigo, cebada y remolacha, así como también de cualquier planta que tenga una alta concentración de almidón.

¿Cómo se hace el vodka ruso?

Uno de los motivos por el que el sabor del vodka es más bien discreto en comparación a otras propuestas es que no necesita envejecimiento en barricas, por lo que no adquiere ese gusto característico que confiere este proceso.

Pero esto también es una ventaja, ya que implica que es posible preparar vodka ruso de una forma muy rápida.

El primer paso consiste en la fermentación del almidón con levaduras y agua, con la que en realidad se consigue un líquido alcohólico de una gran pureza.

A continuación se procede a su destilación en un alambique. Cuantas más destilaciones se practiquen, se considera que el vodka tiene mayor calidad.

En cualquier caso, lo normal es hacer simplemente 2 o 3 destilaciones, aunque sí hay algunas variedades que proceden de hasta 9 destilaciones.

Tras este paso se procede a la filtración, con la que se eliminan todas las posibles impurezas que estuvieran presentes.

El último trabajo que hay que realizar para preparar vodka ruso es su disolución en agua pura. La más general es la que se practica para conseguir una graduación de unos 40 grados. Sin embargo, hay veces en las que esa disolución es mínima o inexistente, que es cuando encontramos vodkas premium que alcanzan los 96 grados.

CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR